Tipos de lesiones musculares

Existe una gran variedad de tipos de lesiones musculares, aunque las principales se pueden resumir en lesión ligamentosa, muscular o articular, o encontrarlas combinadas entre sí. Entre las más graves podemos distinguir las lesiones musculares extrínsecas (que se producen normalmente al recibir un impacto sobre el músculo y que afectan principalmente a músculos de las extremidades inferiores) o lesiones musculares intrínsecas (que normalmente se originan por distensión y afectan a un mecanismo interno al realizar movimientos violentos que afectan a la tensión de las fibras musculares).

En las lesiones musculares intrínsecas podemos distinguir dos grupos dependiendo de la gravedad de la lesión, las lesiones benignas (que no se visualizan mediante técnicas de diagnóstico ecográfico) y las lesiones de evolución prolongada (que pueden ser diagnosticadas mediante ultrasonografía).

Lesiones benignas:

Sobrecarga: molestias musculares al iniciar el entrenamiento pero que no limitan la realización del movimiento. Normalmente se produce dolor al realizar la contracción y al palparlo se magnifica el dolor y se tensa el músculo.

Contractura muscular: contracción involuntaria duradera de uno o varios grupos musculares. Al explorarlo existe una zona de hipersensibilidad dolorosa que se acentúa al realizar una contracción muscular.

Lesiones de evolución prolongada:

Elongación muscular. Estiramiento excesivo de las fibras musculares, sin llegar a provocar su rotura. No aparece tumefacción ni hematoma y la palpación alivia el dolor.
Rotura muscular parcial. Afecta a una parte del músculo y se identifica cuando en la práctica del ejercicio el deportista siente un dolor violento que no cede con el reposo, sino que se acentua y se transforma en una molestia punzante acompañada de una impotencia funcional. Le procede una inflamación y la aparición de un hematoma.
Rotura muscular total. La rotura afecta a todo el grosor del músculo y se identifica por la aparición de un fuerte dolor y un chasquido. Se observa la depresión de la zona que ha sufrido ruptura y la retracción del músculo roto, formando una herniación muscular.

Si desea una información más amplia sobre este tema no olvide consultar nuestro artículo Principales causas de lesiones musculares.


Volver  Volver a Articulaciones